¿QUÉ ENTENDEMOS POR CEREMONIAL Y PROTOCOLO? ¿EXISTE UN CEREMONIAL ACTUAL?

#ceremonial #protocolo #etiqueta

Si bien innumerables portales tratan sobre diversos aspectos del ceremonial y el protocolo; muchos aún no entienden de qué se trata. Intentaré dar luz sobre ello, definiendo al ceremonial y al protocolo desde dos puntos de vista: uno estrictamente etimológico y otro histórico.


Por etimología, la primera de nuestras palabras se refiere a los ritos y rituales que tenemos los hombres para celebrar la vida; la segunda se refiere a las normas establecidas -por costumbre o sanción jurídica- para cumplir con un determinado ceremonial.

No existe ceremonial sin protocolo; por ejemplo: armar la mesa para comer es un protocolo, dado que las cristalería la ubicamos en un lugar y la vajilla en otro, ahora bien: ¿qué decir?, ¿qué hacer?, ¿cómo comer? lo marca el ceremonial de la persona.


Históricamente hablando, una escuela revisionista trata a las dos palabras, y suma una tercera etiqueta, definiéndolas y entendiéndolas como sinónimos, sustentan su afirmación en que la palabra madre “ceremonial”, originaria y proveniente del Imperio Romano Bizantino, luego de la caída de éste, se traslada a otras cortes con nuevos bautismos etimológicos. Ingresando primero, no por Francia ni por el Reino Unido como ingenuamente podríamos entender, sino por la actual Italia a través de la Casa del duque de Milán Ludovico Sforza (recordemos que Miguel Ángel fue su Maestro de Banquetes), potenciándose luego con el gran impulso que le diera a esta ciencia María de Medici, segunda esposa del rey Luis IV de Francia, desde donde se divulgó, llamándose en algunos lugares “protocolo” es decir la primera hoja encolada de un libro importante (según se denominaban y denominan aún los libros en donde se asientan las ceremonias). En otros países o reinos nórdicos de Europa se lo llamó “etiqueta” (lo que se pega o adhiere), en aquel entonces el único modo de comunicación masiva, a través de proclamas anunciando los ceremoniales en las puertas de castillos o iglesias.


Ahora bien, mi apreciación y aseveración sobre la existencia de un ceremonial actual, está basada en el principio fundamental del ceremonial, me refiero a su adaptabilidad o capacidad de adecuación a la evolución o involución de la cultura de un pueblo; por ello en nuestros días hay un ceremonial distinto al de nuestros abuelos, y seguramente diferente al de nuestro nietos; mejor o peor no lo sé, pero si puedo afirmar que diferente.

¿A quién se le ocurre pensar que podemos tener un ceremonial igual al de 1810 o 1910?, a nadie seguramente. Si no hubiera dinamismo en la vida del ceremonial nunca hubiéramos hablado de “buffet froid” o de mesas americanas, por citar un solo ejemplo. Claro, debemos reflexionar también, que si bien los cambios se producen en la historia del hombre cada vez con mayor rapidez, la capacidad de adecuación de las sociedades camina más despacio que la tecnología y el confort actual y, no es descabellado pensar también, en la predisposición que tenemos para aceptar los cambios.


De una u otra forma lo que es bueno, sustancial, estructural siempre quedará.


Prof. Rubén Alberto Gavaldá y Castro

www.caecba.com

@ProfesorGavalda

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

 Copyright INSTITUTO CAECBA. Derechos reservados. Creado con Wix.com

  • mercadopago
  • YouTube
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest Social Icon
  • Instagram - Black Circle
  • Facebook Round
  • Twitter Round