top of page

EL HOMBRE MEDIOCRE SE ALEJA DEL CEREMONIAL


El hombre mediocre, destacado ensayo publicado en 1913 por el sociólogo y médico ítalo-argentino José Ingenieros, aborda la naturaleza del hombre y la desnuda de modo crítico, remarcando la existencia de los dos polos de su personalidad: ser mediocre o ser idealista.


Los idealistas, grupo en el que nos encontramos, somos aquellos que propendemos vivir de tal manera que nuestra vida, ese don divino que se nos ha regalado, sea vivida y celebrada armoniosa y graciosamente; transformando nuestra existencia temporal en una obra de arte que merezca ser vivida y compartida en paz y armonía.


El ceremonial y el protocolo son esas claras herramientas que transforman las instancias diarias de la existencia de una manera ideal. Superadora de la mínima expresión que es sobrevivir, pasar cada día y transcurrir, sin más.


Hago mías las palabras de José Ingenieros quien expresara lo siguiente al hablar del mediocre en el libro alegado:

"Cada cierto tiempo el equilibrio social se rompe a favor de la mediocridad. El ambiente se torna refractario a todo afán de perfección, los ideales se debilitan y la dignidad se ausenta; los hombres acomodaticios tienen su primavera florida. Los gobernantes no crean ese estado de cosas; lo representan.


El mediocre ignora el justo medio, nunca hace un juicio sobre si, desconoce la autocrítica, está condenado a permanecer en su módico refugio.


El mediocre rechaza el diálogo, no se atreve a confrontar, con el que piensa distinto. Es fundamentalmente inseguro y busca excusas que siempre se apoyan en la descalificación del otro. Carece de coraje para expresar o debatir públicamente sus ideas, propósitos y proyectos. Se comunica mediante el monologo y el aplauso.

Esta actitud lo encierra en la convicción de que él posee la verdad, la luz, y su adversario el error, la oscuridad. Los que piensan y actúan así integran una comunidad enferma y más grave aún, la dirigen, o pretenden hacerlo.


El mediocre no logra liberarse de sus resentimientos, viejísimo problema que siempre desnaturaliza a la Justicia. No soporta las formas, las confunde con formalidades, por lo cual desconoce la cortesía, que es una forma de respeto por los demás.

Se siente libre de culpa y serena su conciencia si disposiciones legales lo liberan de las sanciones por las faltas que cometió. La impunidad lo tranquiliza.


Siempre hay mediocres, son perennes. Lo que varía es su prestigio y su influencia. Cuando se reemplaza lo cualitativo por lo conveniente, el rebelde es igual al lacayo, porque los valores se acomodan a las circunstancias.


Hay más presencias personales que proyectos. La declinación de la `educación´ y su confusión con `enseñanza´ permiten una sociedad sin ideales y sin cultura, lo que facilita la existencia de políticos ignorantes y rapaces."


Sirva el presente pensamiento como reflexión necesaria para interpelarnos en estos tiempos aciagos. Huelgan más comentarios.


Prof. Rubén Alberto Gavaldá y Castro

Presidente del Instituto CAECBA

Miembro fundador de la Asociación Argentina de Protocolo

Comments


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page