EL ORDEN DE SERVICIO EN LA MESA


Buenos días, fiel lector, hoy me referiré al orden de prioridades en el momento de servirse los alimentos, distinguiendo en el breve análisis si hay o no personal de comedor. Obviamente estoy hablando de un ceremonial doméstico, es decir, el propio de una casa.


Básicamente es muy claro y sencillo: tiene prioridad el invitado por sobre los anfitriones; tiene prioridad la mujer sobre el hombre o sea que, si hemos invitado a comer a un matrimonio, primero se le servirá la comida a ella, después a él y, por último, a nosotros los anfitriones.


Detalles:


Si hay personal de servicio, este debe presentar la comida a la señora de la casa, quien la observará dando de ese modo su conformidad para que el manjar sea servido a los invitados. Realizado este tradicional ceremonial, el personal se dirige al aparador o cualquiera que fuera su lugar auxiliar de servicio, tomará los utensilios de servir y comenzará por la dama número uno situada a la derecha del anfitrión, continuando por las damas según su ubicación, o lo que es lo mismo, por su precedencia para por último servir a la anfitriona; luego realizará el mismo rito para los caballeros. Si hay muchos comensales es aconsejable, al menos, contar con dos mucamas o mucamos de comedor.

En este caso el personal se aproximará a los comensales por su izquierda para que estos se sirvan o bien el mismo personal los servirá trinchando la comida con nutrida habilidad.

Si no hay personal de servicio, algo más que usual en estos tiempos que corren, el ceremonial de servicio a observar es notoriamente distinto. Me explico: habrá menos cantidad de comensales convocados (seis personas como máximo contando a los dueños de casa); el menú será sencillo y se tratará de que la señora de casa se ausente lo menos posible de la mesa, al fin y al cabo lo importante es departir con la gente y no darles de comer nada más; el plato de entrada ya estará servido en la mesa cuando los comensales sean invitados a pasar al comedor desde el lugar de la copa de bienvenida; tendrá el postre a punto con decoración inclusive ya preparado en la cocina, al igual que el café y demás petit fours.


Retirado el plato de entrada, la señora traerá desde el lugar reservado la fuente con la comida principal, de modo que será ella quien servirá desde su propia cabecera. Servirá su plato y lo pasará para que llegue al comensal más apartado, de modo que los comensales intermedios servirán de ayuda para con ella con el fin de facilitarle el trámite tanto sea para servir o para retirar. Como podemos deducir se servirá primero al invitado alejado, que es igual a decir al de menor precedencia, por ultimo ella. Retirará todo al finalizar, trasportando las unidades en la mesa de auxilio (si cuenta con rueditas) o bien en una generosa bandeja, muchas veces la anatómica del mueble mesa de apoyo. Acercado el postre y dado el toque final al tema del café, se dejará luego de consumir éste la mesa como haya quedado para trasladarnos al living o sala para compartir la infusión final.


En ambos casos es loable destacar que todos comenzarán a comer cuando la totalidad este servida, sean en el método o forma que sea. La bebida le corresponde al caballero, pero es harina de otro costal, que trataremos más adelante.


Prof. Rubén Alberto Gavaldá y Castro

Presidente del Instituto CAECBA

www.caecba.com

@ProfesorGavalda


#ceremonial #protocolo #etiqueta #modales

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square