EL TUTEO NUESTRO DE CADA DIA


#ceremonial #protocolo #etiqueta


La moda establece determinadas costumbres en el comportamiento social, pero eso no quiere decir que sean mejores o peores costumbres, simplemente son costumbres; pero seguir esos modos solo porque son una costumbre, y no por ser un modo mejor que el que ya existía, es un “formalismo”.


En nuestra vida de relación, conviene ser cautos y no tomarse confianza excesiva con un tuteo indiscriminado. Tutear nada tiene que ver con sacarse años de encima o parecer más “canchero” empujado por las necesidades actuales de así demostrarlo; según los casos puede ser tan elegante como inoportuno.


Conviene no tutear, por lo menos en un primer momento, y sobre todo cuando no conozco a la otra persona. El tuteo indiscriminado, en el fondo demuestra una falta de respeto, consideración y cortesía hacia el otro, más allá de quién éste sea; evidentemente también demuestra falta de tacto social y de sentido común.


Un “axioma” social que me enseñó mi Madre y transmito siempre es aquel que reza “de lo formal se pude pasar a lo informal con naturalidad; en cambio pasar de la informal a lo formal deja en evidencia la falsedad de la acción”. Vale decir: pasar de un cómo está Usted a un cómo estas tu es válido, pero pasar de un como estas vos a un como está Usted, es totalmente falso.


Se tutea cuando la persona de mayor precedencia así, reiteradas veces, lo solicita. Vale decir que me brinda su explicito consentimiento para tratarlo con expresiones más cercanas. Los iguales se tratan de tu o de vos, pero son iguales que tienen establecida una relación o bien de amistad o bien de compañerismo.


Recordemos que en Argentina el tema está agravado por un voceo que no es tuteo, ya que esta última forma de tratar al otro es en algunos países americanos una respetuosa manera de dirigirse a los demás. No suena, ni es lo mismo decir, tú que vos.


Usted es el tratamiento habitual para aquellos que no tienen lazos de familiaridad o amistad con otra persona; es la forma en que debe dirigirse la persona de mayor nivel hacia sus subalternos y viceversa. No debe confundirse esta forma de tratar como expresión de frivolidad o distanciamiento, por el contrario es una muestra de respeto y cortesía más que necesaria hoy en día, donde es imperioso no involucrarse indiscriminadamente con todo el mundo.


Si alguna vez alguien nos pide que nos dirijamos a el por el tuteo y no nos nace así hacerlo, convengamos que como es una relación de dos, podemos agradecerle la deferencia que nos ha dispensado y solicitarle que nos permita seguir dirigiéndonos a él o ella por el usted. Deberá aceptarlo y ambos deberán expresar lo que genuinamente sientan.


Todos en algún lugar o circunstancia, tarde o temprano, recibimos el tuteo de cada día, no desespere, mantenga la calma y trate el otro como entienda que es debido. Ayudemos a los demás a subir un peldaño, no bajemos al llano que todo lo justifica. Y recuerde: “un ser superior nunca abandona su serena actitud”, por más “che” o vos que le digan.


Prof. Rubén Alberto Gavaldá y Castro

@ProfesorGavalda

www.caecba.com


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

 Copyright INSTITUTO CAECBA. Derechos reservados. Creado con Wix.com

  • mercadopago
  • YouTube
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest Social Icon
  • Instagram - Black Circle
  • Facebook Round
  • Twitter Round