LA IMPORTANCIA DE LOS PRIMEROS CINCO VECTORES BASICOS DE LA IMAGEN PERSONAL


#ceremonial #protocolo #etiqueta #urbanidad


“Como te ven te tratan…” reza el inicio de un dicho popular, muy utilizado en los últimos años por una conductora de televisión. Este acertado axioma no deja de evidenciar la importancia que tiene crear siempre una óptima imagen personal.


Cuando hablamos de imagen hablamos de un concepto o representación imaginaria que una persona se crea de otra, por ello es menester no desilusionar esas expectativas, sino por el contrario, colmarlas o mejor aún superadas.


El camino de la buena impresión se funda y basa en los cinco pilares que seguidamente tratamos:


1) en todo momento debemos ser personas pulcras y limpias; en esto no hay que tener miedo a pasarse de la raya. La ducha diaria además de ser necesaria, entre otras cosas, es un deber de delicadeza para con el prójimo y para con uno mismo; el lavado de las manos, conviene hacerlo con la frecuencia que sea necesaria; lavarse la cara, cuando convenga; y en cuanto al jabón, dependerá de cada piel, en general es preferible un jabón neutro y secarse por absorción y no refregarse para no dañar la piel y arrugarse tempranamente.


2) hay que cuidar el cabello y la cabellera. Ir peinado; prestar especial cuidado a la caspa, que suele causar siempre mala impresión, y al lavado de la cabeza cuya frecuencia dependerá de cada tipo de cabello.


3) para reír a gusto... conviene cuidar los dientes. Una dentadura descuidada resulta molesta y afea. La limpieza de los dientes conviene hacerla tres veces al día. Hay que lavarse los dientes antes de acostarse para que la dentadura goce de buena salud, ya que las caries se producen por el fermento de los alimentos adheridos a la misma; el cepillado debe hacerse a fondo por dentro, por fuera y por encima, los dos primeros en dirección vertical para seguir los intersticios de los dientes y acompañar el sentido de disposición del esmalte dental; también es aconsejable cepillar las encías, para darles un masaje que facilite el riego sanguíneo por ellas, si además se pasa el cepillo por el velo del paladar, la lengua y la parte interior de las mejillas, la higiene será completa; el tipo de cepillo: conviene que sea el que nos haya aconsejado el odontólogo; y cuidar la halitosis o “mal aliento”, que tanto rechazo y molestia produce.


4) Si queremos llevar barba, hay que tenerla cuidada. Para llevar barba hay que estar dispuesto a arrastrar las consecuencias que trae consigo: lavarla, recortarla, etc., y si no llevamos barba, hay que afeitarse. El afeitado debe ser diario y cuidadoso. Una cara mal afeitada causa mala impresión en los casos muy formales, en los menos la barba ligeramente crecida es tolerada actualmente, igualmente no debe ser de muchos días.


5) Las manos son, después de la cara, los miembros más vistos y criticados de la persona y, en muchas ocasiones, viene a ser como la tarjeta de visita. Las uñas han de estar bien cortadas y limpias (las mismas jamás se cortan ni se limpian en público); las manos deben estar limpias y lavadas cuantas veces sea necesario; los fumadores deben tener cuidado con las manchas de nicotina en las manos y uñas; a la piel agrietada o cuarteada debe dársele urgente tratamiento; la uña larga del dedo meñique: que suele verse en las manos de algunas personas, conviene cortarla.


Con esta base podemos seguir construyendo nuestra imagen o marca personal. Solo con buenos cimientos se construyen buenos edificios.


Prof. Rubén Alberto Gavaldá y Castro

@ProfesorGavalda

www.caecba.com

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

 Copyright INSTITUTO CAECBA. Derechos reservados. Creado con Wix.com

  • mercadopago
  • YouTube
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest Social Icon
  • Instagram - Black Circle
  • Facebook Round
  • Twitter Round