CEREMONIAL Y CULTURA


¿Cuándo podríamos decir que una persona es culta? seguramente cuando entendamos que sabe un poco de todo y no todo de una sola cosa.


La formación cultural, en mayor o en menor, según las circunstancias, ambientes y posibilidades personales es imprescindible en y para el trato social.


Deberíamos saber algo, lo suficiente, de arquitectura, música, pintura, cine, política, deporte, religión, filosofía, historia, y un largo etcétera para no quedarnos “en la luna de Valencia”.


Si fuera preciso leeremos un manual y demás literatura sobre la materia que aún no dominamos; eso sí, asesorándonos por alguien entendido en esos temas para que pueda acertar con un buen libro y no perder tiempo y dinero.


No se trata de ser “sabelotodo” indiscriminados y minoristas, y mucho menos de ser un “opinólogo” crónico, más bien se trata de disponer de un cierto bagaje cultural que nos permita no quedar condenados al silencio cuando no se habla de algo relacionado con nuestra especialidad.


Para ser una persona medianamente culta bastaría con leer a diario la prensa, tener un plan de lecturas seleccionadas y bien orientadas, oír música de vez en cuando y visitar cada tanto alguna exposición o museo.


Y es que en última instancia, la cultura nos ayuda a mantener una postura ante la vida, a comprenderla mejor en extensión y profundidad. De ahí que cuanto más cultos, más completos seremos, pues habremos ido incorporando a nuestra vida todo el bagaje, legado de siglos, que nos colocan ante la puerta de la sabiduría.


Prof. Rubén Alberto Gavaldá y Castro

Presidente del Instituto CAECBA

www.caecba.com

@ProfesorGavalda


#ceremonial #protocolo #etiqueta #cortesia

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square