top of page

SINGULARES APORTES DE LA CULTURA FRANCESA AL CEREMONIAL OCCIDENTAL



Bonjour!, estimado lector. Hoy los invito a conocer diferentes aspectos heredados de la bella Francia y de quienes fueron sus grandes musas y referentes.


El Palacio de Versalles, que invito a descubrir en el video sugerido al pie (*), albergó la estricta etiqueta de la Corona de Bourbon. En su ocaso la reina consorte María Antonieta, austríaca de nacimiento, simplificó el rígido protocolo llevado adelante por la corte de Francia, heredado del suntuoso ceremonial de la Casa de Valois, quien lo expresará en excesos insoportables.


Así fue como la Archiduquesa de Austria y Reina de los Francos impuso, entre otras instancias: el pantalón femenino para montar, siendo la primera en utilizarlos; incorporó los chocolates para el final de las comidas, e instauró la “champagne” como bebida principal de los banquetes.


Por su parte al monarca Luis XIV, el rey sol, le debemos el cuatro en números romanos mal escrito en los cuadrantes de los relojes de su época (la relojería era su gran pasatiempo), dejado así por la relojería internacional en su póstumo homenaje.


No menor reconocimiento merece la emperatriz María Eugenia Palafox Portocarrero y Kirkpatrick, condesa de Teba, conocida como Eugenia de Montijo, esposa del emperador Napoleón III quien imprimiera un sello indiscutible durante su gobierno, a tal punto que a ella le debemos el modismo “chic” como expresión de “glomour”.


Francia impuso un estilo de mesa propio (llamada comúnmente imperial francesa), con un servicio de mesa en donde básicamente cada cual se sirve de la bandeja acercada por el personal por lado izquierdo. El apoya cubiertos (ya casi en desuso) cuando la revolución incauto la platería para su causa (dinero que nunca cubrió tal propósito); por igual motivo nació en tiempo jacobino el convocar centros de mesas florales para reemplazar la platería ausente.


El “buffet froid ou chaud” como expresión del pueblo por acabar con los grandes banquetes y auto servirse los alimentos, nace también en tierra gala. Modo que tan bien reconvirtieron a su favor los norteamericanos al transformarlo en mesa americana, tan común en los “tenedores libres”. Haciendo otro tanto con la clásica copa de champaña, la de boca ancha que el vulgo llama de sidra, creando para los cocteles la copa “flauta” o espigada, la que llegó casi a suplantarla en toda casa y salón desprevenido de la tradición.


Bonne journée!

Prof. Rubén Alberto Gavaldá y Castro

@ProfesorGavalda


Presidente del Instituto CAECBA

Miembro fundador de la Asociación Argentina de Protocolo


Commentaires


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page